Desde que, a mediados de 2016 se aprobara una nueva ley, el concepto de Roaming en Europa ha cambiado por completo.

Es por eso que, si estás pensando en hacer un viaje en Europa y, seas del país que seas (de la Unión Europea), te voy a explicar (haciendo contexto) de la situación que vive actualmente el Roaming, en Europa y en Estados Unidos.

Roaming en Europa: ¿Qué era?

A continuación voy a ponerte en contexto de la situación que se vivía hace tan solo unos meses.

Marco del roaming en Europa

El Roaming en Europa era, hablando claro, un sobre-coste que se te aplicaba en la factura de tu línea móvil al llamar o navegar por Internet si estabas fuera de tu país.

Esto significa que, si eres de España y viajabas a Francia, Reino Unido e incluso Andorra, como ya «no estabas en tu territorio» y la compañía telefónica cambiaba, era como si alquilases los servicios de la compañía que se te asignaba dentro del país en el que viajabas.

Estas asignaciones se hacían en base a los contratos que tenían las diferentes operadoras nacionales, con extranjeras.

Entonces, ¿Cómo podías comunicarte?

Con solo encender los datos móviles o recibir llamadas, de manera automática ya te estaban desangrando el bolsillo.

Básicamente, solo se podía ir con Wi-Fi, o bien, con la alternativa de adquirir un número nuevo si te ibas durante un tiempo largo.

Es por eso que casi todos los hoteles empezaron a ofrecer servicios de conexión Wi-Fi gratuita en zonas comunes (y en habitaciones, algunos casos eran de pago) para que los clientes pudieran conectarse con los suyos.

Ahora bien, también existieron varias OMV (operadoras móviles virtuales) que ofrecían un servicio temporal, en forma de prepago o pago anual (como son los casos de ChatSim, Lebara o DigiMobile). Estos servicios, sin embargo, han ido relegándose a un segundo plano debido a los últimos cambios producidos.

Roaming en Europa: La tortilla se ha girado

En este enlace de la página web de la Unión Europea,  está todo explicado con más detalle.

Pero quedaos con la idea básica de que, debido a los cargos abusivos que las compañías telefónicas realizaban sobre los clientes, se decidió, desde el Tribunal Europeo, que todos los países que estuvieran dentro de la Unión Europea, pudiesen disfrutar, sin coste adicional, de sus tarifas móviles.

Aunque, no obstante, algunas compañías en España decidieron, por voluntad propia, eliminar estos cargos en Europa y en Estados Unidos mediante tarifas que crearon aposta para estos casos.

Y ahora, ¿Qué ocurre?

Si resides en España y tienes contratado algún operador convencional, y tengas la tarifa que tengas, podrás hacer uso normal de la tarifa que tengas contratada.

De esta manera, vas a evitar sobre-costes en tu factura y así ahorrar en uno de los aspectos más importantes, por los cuales el presupuesto de un viaje podía dispararse.

Y tú, ¿Qué operador usas?