AVISO: Este artículo no ha sido escrito con la intención de posicionar a los lectores sobre qué transporte es mejor. Simplemente es un post de información en base a lo que he podido ver este último año que llevo viviendo en Barcelona. Yo mismo soy el primero que disfruta de ambos medios de transporte, y no le cierro las puertas ni a uno ni al otro.

En las grandes ciudades de España hay muchas manera de moverse y desplazarse de un punto a otro. Los medios que existen, que no son pocos, permiten una amplia red de comunicaciones para que todo el mundo pueda llegar a su destino. No obstante, hasta en ese ámbito hay rivalidades y, una de las más comentadas en estos últimos meses es la batalla Taxi VS Cabify.

Como residente en Barcelona que soy, desde hace un tiempo he tenido la oportunidad de probar todos los medios de transporte, habidos y por haber, para poder desplazarme por la ciudad. He tenido, además la oportunidad de probar Taxi y Cabify: es por eso que, te voy a contar los puntos fuertes y débiles de cada uno de estos dos medios.

Taxi VS Cabify: Dos “pesos pesados” enfrentados

Antes de empezar, me gustaría aclarar que Cabify es una empresa íntegramente constituida con capital privado. Es decir, no tiene nada que ver con ninguna institución municipal. De ahí que hayan surgido las rivalidades con el gremio de trabajadores de taxistas, ya que ven mermadas sus profesiones en ciertos aspectos.

Pero bueno, aquí podríamos generar un debate que duraría horas y no estoy aquí para eso, sino para explicaros en qué consisten estas dos alternativas de transporte. Así que, dicho esto, voy a hacerte una lista con los aspectos que más deben destacar.

Precio y pago

Sí que es verdad que los Taxis en Barcelona están algo más baratos que en Baleares (allí cuestan bastante más). No obstante, con el servicio de Cabify te puedes llegar a ahorrar hasta un 30% de lo que gastarías en un taxi. Esto se debe a que el servicio de chófer privado basa sus tarifas en la distancia recorrida y no en el tiempo.

Esto quiere decir que, da igual que estés 10 minutos o una hora para realizar el mismo recorrido (por circunstancias adversas), que vas a pagar lo mismo, cosa que con el taxi, no ocurre.

Además, a la hora de pagar es muy fácil ya que no tienes que sacar la cartera: desde la app de móvil (en la que, previamente insertas tus datos, incluyendo los de pago) se hace el cobro de manera automática.

En los taxis, no obstante, también puedes pagar con aplicación móvil pero es algo menos común. En el Taxi tu podrás pagar con tarjeta siempre que quieras, ya que por ley, los taxistas deben llevar obligatoriamente un datáfono dentro del vehículo.

Disponibilidad

En Barcelona, según estadísticas, en 2014 había una flota de más de 10.000 taxis (que ha ido aumentando), por lo que encontrarás fácilmente un coche que te llevará a dónde le indiques.

No obstante, la flota de Cabify es (muchísimo) más limitada. Con a penas 300 coches repartidos a lo largo de la Ciudad Condal, el servicio está algo limitado en horas puntas. Por lo que, si te corre prisa y no encuentras chófer, yo que tú me decantaba por el taxi.

Si, por otra parte sabes que vas a ir a algún sitio en especial, en ambos casos puedes reservar un coche que venga a buscarte a la hora y al sitio que tú digas.

Servicio

Aunque la flota de Cabify está mucho más limitada que la de Taxi, lo cierto es que está mucho mejor pensada. Los coches son nuevos (y, en algunos casos, están mucho más limpios de lo que están algunos taxis), y además de tener al chófer a tu disposición, tienes agua y conexión a Internet vía WiFi totalmente gratis.

Es cierto que no se puede meter a todo el mundo en el mismo saco, y que hay taxistas que trabajan mucho mejor que algunos chófer de Cabify. No obstante, por norma general, el trato en Cabify suele ser más personalizado que en los taxi, ya que, como ideología de empresa privada que tienen, está entre sus atribuciones.

Los taxis en Barcelona no ofrecen agua y, rara vez he visto alguno que ofrezca WiFi.

Seguridad Taxi VS Cabify

El último punto que voy a poner sobre la mesa en este Taxi VS Cabify es la seguridad.

En teoría, no debería haber ningún problema con este aspecto, a pesar de que se hayan producido casos aislados de altercados con los clientes.

Lo cierto es, que gracias a la app de Cabify tú sabes quién es la persona que viene a recogerte ya que te aparece su foto; marca, modelo y matrícula de su coche; la distancia a la que se encuentra de ti y su número de teléfono móvil al que llamar en caso de necesidad.

Este aspecto, por desgracia no ocurre con la mayoría de Taxis ya que, si pasa, es con alguna persona de confianza o bien, una tu conductor habitual.

Y tú, ¿Cómo te desplazas en tu ciudad?