Viajar en la primera fila es algo que todos los viajeros debemos hacer, por lo menos, una vez en la vida. Más, si los viajes que uno va a hacer son ahorrando costes. Es por eso, que en este artículo, te voy a dar algunos trucos por los que podrás viajar en primera fila por poco dinero.

Antes de empezar, aclarar que no es lo mismo «Clase preferente» que la «Primera fila» de un avión. Estos dos términos, los voy a explicar en unos instantes, para que luego no haya lugar a confusiones.

Cómo viajar en primera fila por poco dinero

Antes de nada, aclarar que todos los aviones, de todas las aerolíneas, siempre tienen una primera fila de asientos. Esa primera fila es de las mejores (por no decir, que es la mejor), ya que tienes mucho más espacio para estirar las piernas, estás al lado de los baños, de la salida (y entrada) del avión y, también del personal, que podrán atenderte sin ningún problema.

Ahora bien, «Primera Clase» o «Clase Preferente» es un extra que pagas en tu billete para viajar en una zona apartada del avión. (Apartada, lo que se dice apartada, va a ser que no. Pero… ¡Oye! Esa cortina, ¡Qué chula es!), y no todas las compañías de vuelo lo ofrecen.

Pagar poco por viajar en la primera fila

Lo que sí es cierto, es que, si quieres escoger asiento, lo primero que te llama la atención es que, en función de dónde quieres sentarte, vas a tener que pagar más (o menos) y, normalmente, la primera fila del avión suele ser la más cara. No obstante, te voy a dar unos trucos para que puedas permitirte estirar las piernas, viajando en primera fila por poco más de lo que te va a costar un desayuno.

  • Lo primero que deberás hacer es: Reservar un vuelo con antelación. Con cuanta más antelación reserves un vuelo, mejor. Y aun así, hay veces en las que te llevas sorpresas. No obstante, si coges tus billetes con, al menos un mes y medio de antelación (si son destinos cercanos), los precios estarán mucho mejor.
  • Lo siguiente que vas a hacer es: Facturar, una vez que hayas cogido el vuelo. Esto te va a servir para, al menos, escoger asiento. Con ello, te aseguras que, al ser de los primeros, la primera fila estará libre y, además, estará a un mejor precio que si lo reservases 2 horas antes de facturar.

Con estos dos trucos, te aseguro que podrás sentarte en la primera fila del avión sin tener que desembolsar mucho dinero. Pagar, vas a tener que pagar, seguro. Pero al menos no es un incremento muy notorio, y más cuando se trata de una vez cada cierto tiempo.

Otra cosa útil que puedes hacer es, apelar a la suerte. Debido a que hay compañías que te asignan aleatoriamente los asientos, hay veces en las que te puede tocar una de las primeras filas (o incluso, la primera) sin que hayas pagado reserva de asiento. Lo que pasa, es que no suele ser muy común. No obstante, ¡Quién no arriesga, no gana!