Cada año, miles de estudiantes deciden pasar sus años de universidad en un piso compartido con otras personas. En esta publicación os explicaré, desde mi punto de vista, lo mejor de vivir en un piso compartido.

Lo mejor de vivir en un piso compartido

Total libertad

Esto es importante si, mientras has estado viviendo en casa de tus padres, no has podido disfrutar de una total libertad para salir, traer a alguien o hacer cualquier cosa que te gustaría dentro de tu cuarto. Cuando compartes piso, tu espacio es tuyo y puedes hacer todo lo que te propongas: entre distribución de la habitación como decoración o las personas que puedan estar dentro de ella.

Autonomía en tu horario

Ya no vas a tener que estar atento cuando tu madre te llame a cenar o si tus padres te regañen porque estás levantado a las 3 de la mañana porque no puedes dejar esa serie que te tiene enganchado 24/7. Podrás idear tu propio horario de comidas, estudio, entretenimiento y otras actividades que queráis hacer durante esta bonita etapa.

Vivir con amigos

Pongamos en el supuesto que te vas a vivir en un piso compartido con amigos. Para mí, fue uno de los mejores momentos que he tenido hasta ahora. Empezar a vivir con gente con el que compartes aficiones solo puede significar algo: que todo tiene muchas posibilidades de que salga bien. Como es normal, habrá que poner esfuerzo en mantener el piso limpio pero os aseguro que la experiencia vale la pena.

El menú de las comidas, a tu elección

¿Nunca has tenido esas ganas de comer algo pero en casa hay otra cosa y te quedas con las ganas? Ya no tendrás que conformarte con lo que haya en casa. Si te apetece pasta, puedes cocinártelo sin ningún problema. Tu serás el que tendrá que comprar la comida y, en ese caso, tienes el poder de elegir cual va a ser el menú de la semana.